jueves, septiembre 20, 2007

El Dragon y la Princesa


Martín la observó con deslumbramiento: su pelo renegrido contra su piel mate y pálida, su cuerpo alto y anguloso; había algo en ella que recordaba a las modelos que aparecen en las revistas de modas, pero revelaba a la vez una aspereza y una profundidad que no se encuentran en esa clase de mujeres. Pocas veces, casi nunca, la vería tener un rasgo de dulzura, uno de esos rasgos que se consideran característicos de la mujer y sobre todo de la madre. Su sonrisa era dura y sarcástica, su risa era violenta, como sus movimientos y su carácter en general: "Me costó mucho aprender a reír —le dijo un día—, pero nunca me río desde dentro".

"Sobre heroes y tumbas" Ernesto Sábato

1 comentario:

miguel fitzroy dijo...

Su libro favorito y el mio. Duele demasiado que la ficcion sea la realidad...